3 DE JUNIO DE 2005
Ligue y diversidad sexual en el metro del DF
El Sistema de Transporte Colectivo Metro es uno de los puntos de encuentro más importantes de la ciudad de México. En sus pasillos, andenes y vagones se cruzan y conviven múltiples formas de pensar y relacionarse

Redacción Anodis

Ragap



Bookmark and Share



A falta de lugares de reunión, gays socializan en el metro

 Galería de fotos

Artículos relacionados:

Y tú ¿qué tanto has “metreado"?

Hidalgo, la estación del ligue gay

Sexo Gay en el Metro de México

Golpea personal de seguridad del metro a activista

Ligue, placer, erotismo y homofobia en el metro

Mi primera vez en el Metro

Secretos del último vagón del Metro

¿Te han ligado en el último vagón?

 
Imprimir artículo Imprimir artículo | Enviar por e-mail Enviar por e-mail
 
Lindsay Hernández.- Un grupo que poco a poco se hace más visible es el de los jóvenes gays, que usan el metro para transportarse, convivir, ligar y, según se ha reportado, como lugar para tener prácticas sexuales.

Lleno de gritos, vendedores, algarabía y prisa, el metro de la ciudad de México es también un punto de referencia. Con 200 kilómetros de vías, por sus pasillos transitan más de cuatro millones de personas cada día. Tan común es transportarse en sus vagones como fijar uno de sus andenes como punto de encuentro. “Abajo del reloj”, es una frase típica, sobre todo entre jóvenes, para designar el lugar dónde reunirse para trasladarse a cualquier punto de la ciudad.

A falta de lugares de reunión, muchos jóvenes gays han hecho de las instalaciones del metro su lugar de encuentro, ya que resulta un espacio propicio para conocer gente y ligar. De hecho, han constituido todo un circuito de ligue en las estaciones Hidalgo y Balderas, o en las cercanas a los bares y discotecas gay, como Insurgentes y Sevilla. Esta presencia cada vez más visible ha generado conflictos con la vigilancia del metro, que han llegado a la agresión y acabado en las oficinas de quejas de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

La recomendación de la CDHDF al Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC) por discriminación en contra de un joven gay detenido, sometido, golpeado, insultado y humillado por tres vigilantes de la estación El Rosario hace algunas semanas, alertó a la opinión pública sobre esta situación.

Además, entre el rumor, el mito y la exageración amarillista, se menciona que en el último vagón del tren suceden, de manera insólita, en tan sólo ese breve lapso de tiempo entre una estación y otra, escarceos y prácticas sexuales entre varones. Sin embargo, las autoridades de este medio de transporte no han tenido hasta ahora constancia alguna de tales expresiones eróticas ni quejas por parte de usuarios ofendidos ante tal desenfreno.

El límite a la integración

En un año, de 2004 a 2005, la CDHDF ha registrado cuatro quejas por discriminación por orientación sexual en el STC. Pese a ello, la directora general, Florencia Serranía, rechazó aceptar la recomendación, pues consideró que fue “un caso aislado”. Para José Alfonso Suárez del Real, subdirector general jurídico y de seguridad institucional del STC, la recomendación de la CDHDF fue poco sensible con el trabajo que realizan con el personal. Entrevistado en sus oficinas, Suárez del Real hizo alusión al convenio firmado con la misma CDHDF para capacitar y concientizar al personal del metro en materia de derechos humanos. “No es una labor sencilla, tienen que combatirse muchos prejuicios, pero lo estamos realizando”.

De acuerdo con las reglas del STC, no está permitido permanecer más de 15 minutos dentro de un andén, situación que, en ocasiones, propicia altercados, entre usuarios que conviven en los andenes y personal que los insta a retirarse, que pueden derivar en actos homófobos cuando se trata de parejas o grupos de amigos gays. “Es ahí donde estamos trabajando, para que los vigilantes y los policías auxiliares utilicen las palabras y los gestos adecuadas para que no se confunda con una actitud hostil”.

Si las demostraciones de afecto, como abrazos, besos o caricias, entre parejas heterosexuales pasan desapercibidas, estas mismas expresiones entre varones homosexuales aún suscitan rechazo, pese a que cada vez es más común ver a una pareja del mismo sexo tomada de la mano o besándose en un vagón o andén.

Para Alfonso Suárez del Real, lo que busca el STC es dar “el complemento de lugar de encuentro con actividades culturales y sociales. Pero es difícil que pueda funcionar como parque de enamorados, porque fundamentalmente es un transporte público, pensado para que la gente circule”.

Las autoridades del metro tienen identificadas las estaciones que son preferidas para el encuentro y el ligue: Hidalgo, Insurgentes, Sevilla, Pino Suárez, Balderas y Tacuba. “En Tacuba, por ejemplo, donde hay muchos chavos de escuelas, nos encontramos a veces, en las rutas de correspondencia, a una pareja gay muy acaramelada al lado de una pareja heterosexual. En esos casos, se les pide por igual que despejen el área de las escaleras, que circulen”, señala Suárez del Real.

El mito del último vagón

En un recorrido por varias líneas del metro, Letra S constató que el último vagón del metro es el preferido por muchos jóvenes gays. Es común que haya parejas de varones abrazados o besándose, o grupos de amigos platicando entre sí. “Es como una búsqueda de ti mismo, de buscar un grupo al cual pertenecer”, señala Hugo Vargas, coordinador del proyecto “Entre Iguales”, de la organización civil Colectivo Sol, y agrega: “Hay quienes van con la intención de encontrar compañeros sexuales o una pareja, o sólo con el ánimo de ligar”.

La búsqueda de un espacio común donde sentirse en confianza, a resguardo, ha hecho del último vagón el lugar ideal para ligar y, ocasionalmente, para tener prácticas sexuales. “Lo más común es el ligue, aunque en algunos casos se aprovecha para tener masturbación mutua, sexo oral y quizá, muy audazmente, si hay otros cómplices cubriéndote, puede que haya penetración, pero es mucho menos probable, pues no da tiempo entre una estación y otra”, señala Vargas, quien realizó una investigación de campo sobre este fenómeno de apropiación del metro por parte de un sector de la población gay.

Las prácticas sexuales en los vagones son consideradas un mito por Suárez del Real, pues nunca han constatado que se den: “He enviado a varias personas al último vagón del tren y nunca ha ocurrido nada. No sé si se dé cuando se sienten entre conocidos, al menos de vista, o se saben usuarios comunes de esa porción del tren y eso les permita sentirse más en confianza, pero registro tangible nunca, sólo lo sabemos como mito. Lo que he llegado a observar es un ambiente, bromas fuertes o cuestiones de ligue, pero sin llegar a esa situación”.

No existen tampoco quejas o reclamos del público usuario al percatarse de estas prácticas sexuales en los vagones, lo que habla de discreción por el lado de quienes las realizan y de tolerancia entre los que han llegado a presenciarlas. “Hemos recibido comentarios de preocupación sobre usos no adecuados que se está dando al metro, pero sin acusaciones contra un grupo específico y sin señalar nada sobre prácticas sexuales”, comenta Suárez del Real.

Hugo Vargas señala como punto central de la búsqueda de encuentros sexuales en el metro el ánimo de hacer algo prohibido. “Es una falta administrativa y está la tensión, la posibilidad de ser cachado in fraganti, lo que lo hace más excitante para muchos”. Según Suárez del Real, tales prácticas están sancionadas por la Ley de Cultura Cívica, pero la única infracción que podría estar relacionada, aunque con mucha ambigüedad, está en el artículo 24, fracción VII: “Invitar a la prostitución o ejercerla, así como solicitar dicho servicio”; en todo caso, el mismo artículo señala que la presentación del probable infractor se realizará si media “queja vecinal”. Por su parte, la Ley de Transporte y Vialidad del Distrito Federal establece, en su artículo 101, que cualquier persona puede hacer uso del servicio público de transporte, salvo en el caso de “ejecutar o hacer ejecutar a bordo de los vehículos actos que atenten contra la tranquilidad, seguridad e integridad de los demás usuarios, del concesionario o de sus conductores”, pero no establece sanción a los infractores de la norma.

Las prácticas sexuales, asegura el subdirector jurídico del STC, “representan un acto de rebeldía y de imposición a la hora de buscar integración, se trata de una apropiación mal entendida”, pero asegura que apostarán a la educación más que a la represión. “Los señalamientos los consideramos un aviso público de que algo está ocurriendo y para evitarlos contaremos con la presencia de un policía, hombre o mujer, en el último vagón, simple y llanamente para prevenir violaciones al uso establecido en la ley”.

Posición con la que Hugo Vargas coincide. “Lo que nos toca a las organizaciones civiles es hacer una labor de sensibilización con los chavos, para que sepan a lo que se exponen en cuanto a riesgos de salud y a las consecuencias legales”.

Por lo pronto, durante los últimos días de mayo, las instalaciones del metro recibieron cientos de carteles y los jóvenes de la “ola naranja” repartieron miles de folletos informativos en el marco de la Campaña Mundial Contra la Homofobia, y en este mes, los espacios del medio de transporte fungirán como una extensión de las actividades de la Semana Cultural Gay, que organiza el Círculo Cultural Gay y el Museo Universitario del Chopo.

Regresar a la página anterior


MARCO ANTONNIO
29 de junio de 2011


Las agresiones en el metro contra gente gay son escalofriantes y de dìa con dìa. Por la gente gay ya no dejan subir a los ùltimos vagones a partir de las 22.00 y los policìas estàn muy pero muy agresivos contra los usuarios. ¿derechos humanos? JA JA JA JA JA.... Sobre todo las mujeres policìas son las màs sàdicas y desgraciadas.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
SAUL
30 de mayo de 2011


claro que si ay sexo y me encanta conoser chavitos para ligarmelos me gusto el articulo

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
EMMANUEL
10 de abril de 2011


2.5 miutos entre estación y estación (tiempo promedio), pueden decir eyaculacion precoz... creo que esto es más un mito que una realidad, lo triste es que ahora ya cerraron los ultimos vagones a avanzadas horas de la noche en susodichas lineas (1,3 y 7), bueh! por lo menos a esas horas ya hay menos gente.,

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
MARTHA BAUTISTA
6 de octubre de 2010


ALGUIEN ME PUDIESE DECIR QUE ESTÁ PASANDO EN LA LINEA 9, YA QUE CONSTANTEMENTE DETIENEN EL METRO, SE TARDA MUCHO EN SALIR, SE ESPERA EN CADA ESTACION HASTA 10 MIN. EN LA MAÑANA TODO MUNDO LLEVA PRISA POR LLEGAR AL TRABAJO Y ESTAS PERSONAS PORQUE SE DETIENEN TANTO QUE PASA, QUE PESIMO ESTÁ EL SERVICIO.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
GUSTAVO
29 de abril de 2010


ES EMOCIONANTE, PERO LAMENTABLEMENTE HAY OCACIONES EN LAS QUE ES DESCARADISIMO LA ACTITUD DE UNOS CUANTOS, ES EMOCIONANTE, EFECTIVAMENTE, SI, Y RICO,PERO COMO DICEN, HAY UNOS QUE NI PICHAN,NI CACHAN NI DEJAN BATEAR

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
MAKISHIMO
19 de noviembre de 2009


Pues yomuchas veces he ido al df, y he estado en el ultimo vagon de las estaciones que mencionan, y jamas he visto un acto sexual, he vito, pue slo normal, el ligue y el faje, pero de ahi a que este muchacho diga que ha sido penetrado, pues lo pongo en duda, xq pues el tiempo entre estacion y estacion es muy corto como para que ocurra algo asi

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
XXX
14 de septiembre de 2009


PUES YO POR MI PARTE ESTA BIEN EL ARTICULO Y PUEDO DECIR QUE NO ES UN MITO YO SOY UN CHIKO DE 22 AÑOS Y HE SIDO PENETRADO EN EL ULTIMO VAGON VARIAS VECES EN PRESENCIA DE GENTE ADEMAS DE MASTURBAR A VARIOS CHICOS ES UN ACTO A SENTIR ADRENALINA CREO NO LO VEO DE OTRA FORMA

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
JUAN MANUEL SALINAS CORTEZ
28 de mayo de 2009


HOLA QUE TAL, EL ARTICULO, ME PARECIO MUY BUENO APARTE DE INFORMATIVO (TIPS), TE RELATA PARTE DE LO QUE VIVIMOS COMO COMUNIDAD GAY, TENGO TREINTA AÑOS Y ME PARECE QUE NOS HA TOCADO VIVIR UNA ETAPA DE LIBERACION, AUNQ HAY GENTE QUE SIGUE CON PREJUICIOS. ME GUSTO, JUAN MANUEL jmsc1979@.com LEON,GTO Y TORREON,COAH.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
P u b l i c i d a d
14573


P u b l i c i d a d




P u b l i c i d a d



Sondeo

¿Qué tanto usas el condón en tus relaciones sexuales?
Siempre
A veces
Nunca


Anodis RSS Add to Google Bookmark and Share  
Secciones :: Principal | Sociedad & Política | Arte & Cultura | Salud & VIH | Espectáculos | Vida & Estilos | Sala de Prensa
Multimedia :: Fotogalerías | Anodis Radio | Podcast Five

© Anodis.com :: Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados :: Quiénes somos | Publicidad | Escríbenos | Código de Ética A