15 DE SEPTIEMBRE DE 2004
Metrosexuales, Pink Market y DINK
En la actualidad las transformaciones socioculturales, económicas y políticas se han visto aceleradas y/o expuestas por los procesos de globalización y por su contraparte de localización.

Redacción Anodis

Ragap



Bookmark and Share

en colaboración con Marco Morin

Las transformaciones del mercado.

Dichas transformaciones por un lado, han impactado de manera contundente en las dinámicas, formas y prácticas de los diferentes segmentos de consumidores, y por otro, han abierto las puertas a nuevos nichos de oportunidad y a la creación de tipos alternos de consumidores, que por sus características están revolucionando las estructuras tradicionales del mercado. Desde el merchandising, la estrategias de marketing, hasta las formas de hacer publicidad y comunicación se han visto afectadas por estos nuevos segmentos que de forma paulina pero acelerada, están robando terreno a los segmentos preferidos; amas de casa, jóvenes y adultos maduros.

Hoy por hoy es obligación de los investigadores, mercadólogos, publicistas y creativos, estar atentos y abiertos a las nuevas tendencias de mercado que están rompiendo estructuras tradicionales para incorporar nuevas formas y dinámicas al complejo mundo del mercadeo de bienes, servicios y discursos.

Los metrosexuales

El término Metrosexual, lo comenzó a acuñar a mediados de los noventa el escritor inglés Mark Simpson, a partir de la palabra “metrópoli”, que apela a hombres de origen urbano que aprecian el valor de lo estético y armónico, sin presentar ningún tipo de conflicto al expresar su parte femenina.

El concepto de masculinidad a lo largo de la historia de la humanidad se ha redefinido en innumerables ocasiones, desde los faraones, reyes y zares que incorporaron joyas, pelucas, coronas y texturas a su percepción de masculinidad, hasta está nueva camada de hombres que han reconfigurado y apropiado el estilo, la sofisticación y la autoconciencia como su nuevo ley motive, estos nuevos hombre hijos del postmodernismo seguros de si mismos y de su masculinidad son llamados “metrosexuales”.

“Los metrosexuales son hombres heterosexuales que han evolucionado de forma integral, dejando a un lado todos los tabúes y prejuicios socialmente asignados a los hombres, es decir, su “hombría o varonilidad” no la encuentran en actitudes machistas y discriminantes, sino en la esencia de su ser. De esta forma los metrosexuales se permiten “ ser” tal cual lo dicta su conciencia y sus sentimientos, por lo tanto, no tienen ningún problema en conectar con su parte femenina al liberarse de las ataduras social e históricamente impuestas a los hombres, desde siglos a tras”.

Los metrosexuales en la actualidad han logrado derribar estructuras añejas que han limitado las formas de expresión, de ser y de vivir de los hombres heterosexuales, hoy por hoy un hombre metrosexual, disfruta ampliamente de preparar una sofisticada cena para su pareja, de ambienta el lugar con velas, aromas y diseños que logren despertar los sentidos de su acompañante, conoce las virtudes de las especias y hierbas aromáticas en el momento de cocinar, conoce de cosechas de vinos. Cuidan de su figura y apariencia, no por vanidad, si no por que en su cuerpo reflejan el equilibrio perfecto entre ser y el deber ser, entre su esencia y apariencia. Por ello, invierten parte de su presupuesto mensual en su cuidado exterior; a través de tratamientos faciales, del cabello, en gimnasios, spa´s, dietas y exfoliantes, y de su interior; a través de yoga, retiros espirituales, meditación, talleres y conferencias, entre otros.

“La gran división entre el hombre gay y el hombre heterosexual se desdibujó considerablemente en los últimos año. Mientras los gays se han entregado a una vida de gimnasio, buscando un ideal más masculino, los heterosexuales comenzaron a darse cuenta de que habían estado relegándose sin necesidad a un segundo plano, enfundados en un vulgar uniforme de bermudas con pinzas y botones aburridos”.

En la actualidad, desde que los jóvenes urbanos heterosexuales han incorporado elementos estilísticos y culturales identificados con el estilo de vida del segmento gay, así como prácticas y expresiones asociadas con las mujeres, los publicistas, mercadólogos e investigadores han volteado velozmente la mirada ante estas nuevas formas de apropiación y reconfiguración. Por ello, en la actualidad encontramos que una gran variedad de categorías, marcas y firmas han re direcciónado sus estrategias de comunicación y marketing para hablarle a este nuevo hombre metrosexual que junto con el segmentos gay, están marcando pautas al convertirse ambos, en los “generadores de tendencias” del presente siglo.

El mercado Pink Market

Es irrefutable que durante las últimas décadas la aparición en la escena pública de las preferencias sexuales, diferenciadas de la norma heterosexual, han obligado a las sociedades a repensar y reformular su visión de la anormalidad; así pasamos en pocas décadas del rechazo total a los homosexuales (pensados como desviados sexuales) a una aceptación paulatina (cada vez más generalizada en las ciudades) producto en parte de un cambio en las concepciones de las formas “correctas” de vivir y expresar la sexualidad humana, por otro a partir de la lucha activa de los grupos homosexuales que aquí y allá comenzaron a reclamar sus derechos desde los años 60’s hasta la fecha, lucha social que si bien no puede darse por terminada, puede decirse que ha ganado terreno, pues al asumirse los homosexuales como gays y lesbianas obligaron de alguna manera a los demás a mirar de otra manera las prácticas y los estilos de vida, de esta forma, desde mediados de los 80´s y hasta la fecha se habla de orientaciones, preferencias e identidades sexuales.

Pese a la innegable transformación y evolución social que actualmente disfrutamos en los diferentes campos sociales (político, cultural, religioso, social entre otros), la tolerancia y aceptación respecto a las diferentes formas de vivir la sexualidad, aún se encuentran en proceso de homogenización, ya que la tolerancia plena que conlleva al respeto y aceptación, aún no es similar en todas las regiones del país, ni en todos los escenarios y estratos sociales.

En las sociedades conservadoras de algunas provincias, en donde la doble moral, el machismo y discriminación ante todas las manifestaciones y prácticas diferentes siguen prevaleciendo, la homosexualidad y todo lo referente a este estilo de vida, es objeto de crítica y reprobación social.

En las ciudades el fenómeno cambia, ya que el anonimato, el contacto directo con corrientes, formas de pensar y actuar diferentes y vanguardistas, ha ocasionado que las nuevas generaciones de jóvenes tanto heterosexuales como gays, desde un principio vivan la homosexualidad de algún amigo, pariente, compañero de trabajo o la propia, de forma natural y equilibrada.

En este proceso es fundamental el papel que han jugado los medios de comunicación pues de presentar el gastado estereotipo del homosexual amanerado y trasvestido, se paso poco a poco a la discusión abierta del tema en los denominados “talk shows”, tales como Cristina, Hasta en las mejores familias y Cosas de la vida o la discusión formal de Diálogos en Confianza en Canal Once, así como en sus diversos noticieros a través de reportajes y entrevistas, hasta llegar a la presentación de una problemática más realista del tema a través de personajes ficticios en distintas telenovelas: La vida en el espejo, Lo que es el amor, Clase 406 o Mirada de mujer, El regreso. Amén de las innumerables series extranjeras que se han retrasmitido en la televisión abierta o de paga y que retratan distintas facetas del estilo de vida gay, donde resaltan sólo por mencionar algunas: Will & Grace, Friends, Queer as Folk, Boys meet boys y Queer eye for the straight guy. Todo esto sin mencionar la contribución del cine extranjero y nacional al presentar diferentes historias donde se aborda el tema.

Así en la actualidad las exigencias del público sobre una comunicación más realista y auténtica, ha permitido que las principales empresas de comunicación hayan adoptado la cultura gay como un elemento de entretenimiento e información, en sus diferentes programas, secciones y horarios.

De esta manera el desclosetamiento del estilo de vida gay, puso sobre la mesa la existencia de un mercado diverso donde al igual que en los grupos de chavos y chavas heterosexuales, entre los jóvenes gay también existen diversos grupos de pertenencia que se conforman con base en las preferencias, gustos, ideologías y posturas ante la vida. De tal forma podemos encontrar desde los conservadores que se apegan a los valores y tradiciones familiares, los índigos que ven la vida lo más alivianada posible, los fashion que son presos de la moda y de la apariencia, los Bobos que a través de corrientes alternativas y de cafés en la condesa se sienten alternativos, hasta los yupies contemporáneos que se esfuerzan por destacar como los mejores gerentes de producto.

Multiples maneras de ver y vivir la vida, que exigen en la realidad contemporánea ser comprendidos a profundidad si se espera alcanzar un dominio de mercados potenciales, cruce de caminos entre estilo de vida y marketing que algunas marcas ya han iniciado de distinta maneras, unos elaborando comunicación que apele de forma directa al segmento (Europa y USA), otros teniendo presencia en escenarios socialización y consumo (México).

Así, cada vez son menos los anunciantes y las empresas que se arriesgan a dejar fuera a este sector de la población. Hoy por hoy, la población gay se caracteriza por imponer estilos de vida, modas, ideologías y tendencias en su incesante búsqueda por diferenciarse y mantenerse a la vanguardia social, estética y personal, por lo que afirmaciones como la de Howard Buford, presidente de la agencia publicidad Prime Access en Nueva York es hoy cada vez más pertinente: "mostrarse inclusivo con gay´s y lesbianas o incluir asuntos relacionados con ellos en una campaña no se hace sólo para vender más un producto, sino también para darle a cualquier campaña un aspecto joven y de estar a la última moda".

El mercado DINK (double income/ no kids)

Pese a que desde décadas atrás jóvenes y adultos jóvenes presentaron dinámicas propias del mercado DINK, ha sido hasta la actualidad que el termino ha adquirido una dimensión conceptual digna de ser analizada.

Al igual que los metrosexuales, los grupos de jóvenes y adultos jóvenes con características DINK, se desenvuelven y multiplican en las grandes ciudades, sin embargo esto no excluye que en ciudades medianas el fenómeno se reproduzca.

El mercado DINK se forma a partir de una redefinición de las estrategias de subsistencia por parte de los jóvenes y adultos jóvenes urbanos que han encontrado en la cohabitación la formula perfecta para salir adelante. Algo que podría aparentemente, resultar tan simple como la cohabitación de parejas, tríos y grupos de amigos y/o conocidos, significa una transformación profunda de los esquemas tradicionales diseñados sociocultural e históricamente para la trayectoria de los jóvenes.

Para las mujeres del siglo XX, el salir “bien casadas” del hogar paterno significó por más de 6 décadas, el único camino socialmente aceptado como la vía de obtención del estatus y éxito deseado. Para los hombres, aunque más flexible, los hecho se presentaban de forma similar, ya que lo que más les era permito, era el hecho de vivir en casas de huéspedes o en departamentos rentados y supervisados por los padres durantes sus estancias académicas lejos del hogar.

En la actualidad las circunstancias han cambiado; la crisis económicas, las concentraciones urbanas y la propia evolución social, han ocasionado que las estructuras que han sustentado históricamente el desarrollo de los procesos sociales se vean modificadas por las nuevas dinámicas y prácticas de los jóvenes contemporáneos. Hoy por hoy los jóvenes, adultos jóvenes y adultos han encontrado en la cohabitación, el soporte emocional y económico que necesitan para su optimo desarrollo. Ante la insuficiencia y caducidad de las estructuras familiares y sociales, que no han podido evolucionar a la misma velocidad de los cambios y procesos de la sociedad actual, estos actores sociales han encontrado en las “redes de apoyo y solidaridad” la vía para continuar con su crecimiento y desarrollo personal y profesional.

La característica primordial de las redes de apoyo DINK, se basa en la cohabitación de dos, tres o más amigos y/o conocidos sin hijos, en donde el principio inicial es el compartir los gastos básicos indispensables para satisfacer las necesidades primarias de cualquier ser humano. Se comparte la renta de departamentos chicos o medianos, se articulan sistemas domésticos para repartir las labores básicas de limpieza, suministro de víveres, así como para el pago de servicios tales como la luz, el agua, el gas, la basura, el mantenimiento, entre otros.

Sin embargo estas redes alternativas de apoyo no solo satisfacen necesidades índole económico y logístico, ya que también brindan el apoyo afectivo y emocional que los jóvenes y adultos jóvenes necesitan en esta fase inicial de su desarrollo. La escucha, los consejos, el compartir vivencias, experiencias, sufrimientos y alegrías son parte esencial de estas “redes de apoyo y solidaridad” que en la actualidad fungen como una familia alternativa que cada día cobra más fuerza y presencia en las sociedad actual.

Dado el crecimiento acelerado en las ciudades de este tipo de “redes de apoyo” y del poder adquisitivo que logran al no tener hijos, al estar en una etapa económicamente activa y al conjunta esfuerzos, podemos afirmar que se está perfilando una nueva tendencia que en un futuro no muy lejano puede representar una opción alternativa y real a la familia tradicional, ya que este tipo de redes de apoyo o sociedades de convivencia están brindándoles a los individuos todos los elementos necesarios para su optimo desarrollo dentro del campo social, económico y cultural. Por ello, es indispensable que las mismas estructuras sociales y jurídicas se transformen y evolucionen para estar a la altura las nuevas circunstancias y necesidades de la sociedad actual; protegiendo jurídicamente, impulsando y apoyando las nuevas formas convivencia y civilidad que se perfilan hoy por hoy como el dilema posmoderno del siglo XXI.

Conclusión

En la actualidad las fronteras mentales, los roles y las formas tradicionales de ver y vivir la vida se están re dibujando, transformando, ergo, los tipos de consumidores hasta el momento conocidos, también se están viendo afectados por las transformaciones posmodernas de del siglo XXI, por ello, hoy por hoy es obligación de los publicistas, investigadores y mercadólogos el estar atentos a los nuevos comportamientos de consumo, antes las dinámicas de los nacientes segmentos de consumidores como lo son: los metrosexuales, los pink market y el mercado DINK.

Regresar a la página anterior


DINKYS
26 de septiembre de 2010


Hola, somos una pareja Dink y encontramos esta pagina que habla de intereses Dinkies como tecnologia, salud y belleza, viajes y turismo, altruismo, etc. Se nos hizo bastante interesante por eso queriamos compartirla con ustedes : www.dinkysclub.com

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
P u b l i c i d a d
5586


P u b l i c i d a d




P u b l i c i d a d



Sondeo

¿Qué tanto usas el condón en tus relaciones sexuales?
Siempre
A veces
Nunca


Anodis RSS Add to Google Bookmark and Share  
Secciones :: Principal | Sociedad & Política | Arte & Cultura | Salud & VIH | Espectáculos | Vida & Estilos | Sala de Prensa
Multimedia :: Fotogalerías | Anodis Radio | Podcast Five

© Anodis.com :: Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados :: Quiénes somos | Publicidad | Escríbenos | Código de Ética A