19 DE SEPTIEMBRE DE 2002
Senos hermosos y en su lugar
Conforme pasan los años, los senos van tomando formas distintas según cada cuerpo y cada ritmo de vida, pero cuidado, no todos terminan firmes y hermosos. ¿Cómo lograrlo?

Redacción Anodis

Ragap



Bookmark and Share

(T1msn) El busto es una de las zonas más atractivas del cuerpo femenino; es una zona erógena imprescindible y a través de ella se alimentan a los hijos recién nacidos, pero todas nos hemos llegado a quejar, al menos una vez en la vida, por las incomodidades que también acarrea.

Los brasieres con varilla son una de ellas, o bien, el incómodo brincoteo al correr tras el taxi y ni qué decir de los dolores y sensaciones menstruales, o de aquella incertidumbre por su crecimiento en la adolescencia.

Depende de nosotras preservar su apariencia y salud con ejercicio regular, alimentación balanceada, protección solar y en otro nivel, revisando su salud y evitando enfermedades tan agresivas como el cáncer.

El busto forma parte de nuestro cuerpo y tiene una función fisiológica específica. La glándula mamaria, que se encuentra al centro de cada seno, realiza una compleja función hormonal, sobre todo en la época de lactancia.

Esa glándula no está sostenida por el tórax, está recubierta por tejido adiposo, el cual le da su forma y consistencia. Los senos carecen de músculos que les den firmeza. Esto nos lleva a pensar que para mantenerse en buen estado, toda la zona depende únicamente del sostén natural que le da la piel.

El triángulo de tejido que va de la barbilla a la base de los senos es el área que lo sostiene. Si quieres delimitar este triángulo con más precisión contrae el músculo del cuello frente al espejo, así verás cómo se tensa esa zona y suben los pezones por consecuencia.

Toma en consideración todo lo siguiente. Los senos se mantienen inmovilizados con el sostén durante todo el día, de casi todos los días del año. La sangre no fluye normalmente a través de ellos, sobre todo si el sostén te aprieta.

El ejercicio dinámico, sin un soporte adecuado, los puede dañar y provocar su caída. Si tienes más de treinta años o ya tuviste hijos y además no te exfolias, ni humectas, ni tonificas, ni haces ejercicio, ni nada, los problemas pueden presentarse en cualquier momento.

Tal vez ya tengas los primeros signos de deterioro del busto: algunas líneas blancuzcas, negruzcas o del mismo color de tu piel sobre él; o bien, ya has perdido relieve y firmeza.
Para tonificar los senos, ejercita la zona que se le identifica como el sujetador natural del busto: contrae regularmente el músculo del cuello ayudándote al hacer una sonrisa crispada. O junta tus manos a la altura de la barbilla y presiona las palmas 25 veces.

Por otro lado, la belleza externa del busto puede conservarse también con algunos tratamientos que ya incluyen varias casas de belleza, éstos te ofrecen humectación y firmeza; debes aplicarlos con masajes en círculo que terminen con un movimiento hacia arriba, en el cuello.

No olvides exfoliar la piel de esa zona, verás que lo necesitabas y que haciéndolo suavemente no lastimas tus senos. Una tonificación e hidratación posterior son obligadas. Si te asoleas, no dejes de protegerte con un SPF lo más alto posible.

Recomendaciones específicas

* Nunca te expongas al sol sin un protector lo suficientemente alto. La piel de esa zona es una de las más delicadas del cuerpo porque nunca se le expone a los rayos UV ni al medio ambiente.

* No dejes de hidratar tu piel después del sol, requiere recuperarse de la temperatura, la sudoración y las reacciones celulares.

* Evita, en la medida de lo posible, los baños calientes, pues estos tienden a relajar los tejidos.

* Los baños con agua fría (si es posible con masajes circulares) son muy recomendables, porque mejoran la tonicidad de la piel.

* Los cambios de peso drásticos, rápidos o frecuentes traen consecuencias graves para todo tu cuerpo, pero muy especialmente para las condiciones de la piel de tus senos.

* Procura mantener derecha la espalda, produce un contrapeso natural a los senos.

* Aplica los tratamientos de belleza todos los días, dándote un leve masaje dos veces al día.

Regresar a la página anterior


P u b l i c i d a d
4721


P u b l i c i d a d




P u b l i c i d a d



Sondeo

¿Qué tanto usas el condón en tus relaciones sexuales?
Siempre
A veces
Nunca


Anodis RSS Add to Google Bookmark and Share  
Secciones :: Principal | Sociedad & Política | Arte & Cultura | Salud & VIH | Espectáculos | Vida & Estilos | Sala de Prensa
Multimedia :: Fotogalerías | Anodis Radio | Podcast Five

© Anodis.com :: Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados :: Quiénes somos | Publicidad | Escríbenos | Código de Ética A