12 DE MAYO DE 2003
Drogas, sexo y alcohol adulterado, común denominador en antros
Los funcionarios municipales“casi siempre juegan a la inocencia” al decir que necesitan pruebas para proceder en contra de los centros de diversión donde hay irregularidades, afirmó Ricardo Aquino vocero de AMEV.

Redacción Anodis

Ragap



Bookmark and Share


Otros artículos:

El gobernante de Costa Rica izó la bandera gay a favor de los LGBT

Policías de León aun discriminan a la comunidad LGBT

Exigen se realice el primer matrimonio igualitario en Ayala

Realizarán marcha LGBT en Coatzacoalcos

Interponen amparo para primer matrimonio igualitario en Aguascalientes

Municipio de León cierra bar gay para “dignificar” la zona

Paraguay realizará un "Besatón" por el día con la homofobia

Diputados analizan ley de sociedades de convivencia en San Luis Potosí

 
Imprimir artículo Imprimir artículo | Enviar por e-mail Enviar por e-mail
 
VERACRUZ (Milenio.com).- Para la titular de Reglamentos de Comercio, Lucía Lajud, los dueños de antros han invertido un capital, generan empleos y mientras no haya un hecho de sangre no se pueden clausurar sus negocios.

Aquí en Xalapa algunos les dicen discotecas, videobares, cantinas, centros nocturnos o simplemente antros, pero Agustín no. Él los llama “lugares de pasión total”.

Y es que actualmente en estos sitios se pueden encontrar lo mismo sexo, cocaína y bebidas adulteradas, que violación a los horarios establecidos por el Reglamento Municipal de Comercio y Espectáculos.

Los atracos, la violencia y menores de edad consumiendo alcohol es algo tan común que a muchos ya ni siquiera les causa sorpresa.

Las drogas y las bebidas

Las bailarinas de los centros nocturnos, en los que se ofrece el table dance, dice Agustín “son bien cocodrilas”, es decir, adictas a la cocaína.

De hecho, comenta, es práctica común que en los llamados clubs mens a las personas que se ven evidentemente “tomadas”, los meseros o las mismas “chicas” les ofrezcan grapas (el gramo de cocaína) por alrededor de 250 pesos.

Esto, añade, le ha tocado verlo en particular en un negocio que se ubica en la avenida Circunvalación, donde, además, comenta, se dice que un altísimo funcionario municipal tiene intereses económicos.

Por su parte, un empleado de La Quimera, quien no se atreve a decir su nombre por temor a tener problemas expone que, efectivamente, en los videobares existe la compra-venta de estupefacientes.

“Hay muchos rumores de que los meseros consumen drogas, pero esto no se puede comprobar, se maneja de manera más rígida; “los cabecillas no son tan tontos”.

Aun así, en La Quimera, “mucha gente te pregunta: ¿oye, no hay algo más fuerte, algo... no sé... como un perico”?

Relata que otro bar que se ubica en la avenida Lázaro Cárdenas “tú llegas como cliente y los meseros te ofrecen la droga, la cocaína; pides un cubetazo y a veces te preguntan, ¿con perico o sin perico”?

Este tipo de mantas prolifera en lugares cercanos a los antros; los vecinos se quejan no sólo del ruido sino de los constantes desmanes que hacen los parroquianos.

Con relación al licor adulterado, comenta que más que adulterar las bebidas, lo que se acostumbra es cambiar la marca que piden los clientes por una más económica.

“Por ejemplo, muchos negocios venden Malibú y lo cambian por Malibú Corsario, que es una botella que te cuesta 60 pesos, mientras que la otra vale 150 pesos en las tiendas; entonces, lo que hacen es darte un licor de menor calidad ”.

A estas irregularidades, precisa, se suma la presencia de “cantinas disfrazadas de taquerías”.

Una de las más conocidas, dice, se halla enfrente del Boulevard. “Ahí venden licor desde las seis de la tarde, hasta las diez de la mañana; si tiene clientes los sigue atendiendo”.

Otro negocio donde también se vende cerveza y licor, incluso por copeo, es uno que se ubica sobre la avenida 20 de Noviembre, a la altura de la Esfinge, el cual, anteriormente se ubicaba en Ávila Camacho.

Además, explica, el personal que labora en los antros, ya sean meseros o personal de seguridad, atracan a los clientes.

Una forma es aumentar sustantivamente la cuenta o bien, cobrar más de lo que se consumió a la persona que se ve tomada o se queda dormida. “Ahí te duermes y amaneces sin reloj, sin billetera”.

Alguno de los sitios en los que sucede esto, afirma, es el bar California, ubicado en la avenida Revolución, pero más allá de tales prácticas, “lo increíble” para el empleado es que a veces, los mismos trabajadores se hallan en estado de ebriedad y drogados.

Indicó que existe un centro de diversión que se encuentra abierto las 24 horas del día, violando de manera flagrante el horario de cierre establecido en el Reglamento Municipal de Comercio y Espectáculos, el cual, advierte, cuenta con un permiso especial proporcionado por un ex alcalde para no dejar de prestar servicio en ningún momento.

Finalmente, denuncia que no sólo las autoridades de Comercio del Ayuntamiento parecen recibir una rebanada del pastel que representan los centros nocturnos en Xalapa, sino que inclusive, tanto la Dirección de Tránsito estatal, como la municipal “entran en el juego, porque lejos de vigilar a los automovilistas que salen de los antros, lo que hacen es asaltarlos”.

Los esperan afuera de los bares porque saben que vienen tomados, los dejan avanzar 10 o 15 metros y ahí los agarran para pedir la famosa mordida”.

Lo anterior, agrega, se ha observado a lo largo de la avenida Circunvalación y de la carretera que va a Banderilla.

Supervisar antros “es muy difícil”: Lucila Lajud

De acuerdo con Ricardo Aquino, cada vez que las autoridades hacen una redada en los antros encuentran droga y se pregunta qué otra prueba necesitan para clausurar esos lugares.

Sobre el tema, la titular de la Dirección de Supervisión de Reglamentos de Comercio y Espectáculos, Lucila Lajud, afirma categórica: “mientras no haya un hecho de sangre no podemos proceder a una clausura definitiva”.

Dice que finalmente los dueños de los antros “son gente que tienen invertido un capital, que están generando empleo; entonces, no podemos llegar y clausura nada más así”.

Agrega que la función de la oficina que preside es vigilar que en los centros de diversión, llámense discotecas, bares, videobares o cantinas, no haya menores de edad y que no se rebase el horario de cierre, que es a las 4:00 horas.

Sobre la venta de estupefacientes o venta de bebidas adulteradas, señaló que las autoridades municipales nada pueden hacer, ya que ese delito, argumenta, es responsabilidad de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor (Profeco).

La funcionaria del Ayuntamiento local también se desliga de la responsabilidad de la seguridad en las vías aledañas a los centros nocturnos de Xalapa.

“En las calles no podemos hacer nada, ahí entra la Policía Intermunicipal... nosotros no podemos cuidar las calles porque no somos policías, somos empleados municipales”. Asimismo, defiende a los propietarios de los negocios, pues dice que ellos contratan personal que vigila el interior y la entrada del local, “pero no se pueden hacer responsables de la seguridad (sic) o de lo que sucede a una cuadra de su negocio... quienes tienen un negocio de este tipo no pueden hacerse responsables por la acción de personas que no razonan”.

Pese a ello, Lucila Lajud acepta que la Dirección a su cargo ha encontrado problemas en los antros. El principal, asegura, es la venta de alcohol a menores de edad, además, comenta, mucha gente se queja de que en algunos lugares hay demasiado ruido.

Como ejemplo de esto, cita lo que presuntamente sucede en La Tasca. “La gente sigue quejándose de que hay cláxones en la noche, de que salen gentes en estado de ebriedad grave, que patean latas, de gritos, pero la verdad, es que no hemos encontrado nada; aunque este lugar lo hemos estado checando, no hemos encontrado las anomalías de las cuales la gente se queja”.

Ante tal panorama, explica, “no podemos llegar y clausurar, lo que sí tenemos es un control constante para que si en un momento se detecta lo que la gente denuncia, inmediatamente se procede a la clausura temporal”, pues reitera, la clausura definitiva sólo procede cuando se observa un hecho de sangre.

Insiste en que las autoridades realizan operativos para detectar cualquier clase de irregularidad.

“Los hacemos de manera que ni siquiera los mismos inspectores saben cuándo se van a hacer; podemos hacer tres operativos en un mes”, pero, también, “podemos estar tres meses sin hacer operativos”.

Explica que las llamadas redadas no son programadas “porque aquí de lo que se trata es de que los dueños estén trabajando de manera ordenada siempre, si dijéramos que vamos a ir los jueves, los viernes empezarían a entrar menores o nos sacarían la vuelta”.

Vecinos vs la quimera

Ruido, botellazos y desmanes de jóvenes en estado de ebriedad o bajo el influjo de estupefacientes, así como invasión de la propiedad privada ante la complacencia de la Policía Intermunicipal, son algunas de las situaciones con las cuales han tenido que aprender a convivir desde 1999 los vecinos del barrio de La Estrella, quienes habitan a un lado de La Quimera.

El odontólogo José Armando Ricaño, representante de los ciudadanos afectados con el funcionamiento de La Quimera, explica que los problemas se observaron desde la misma construcción del antro, ya que no se tomaron las medidas necesarias para mitigar los efectos de la música.

“Si tú pasas pegado a la construcción no oyes nada, pero si te invitamos cualquier día a que vengas a alguna casa de aquí, te darás cuenta que los vidrios de la construcción vibran porque en un momento dado el sonido alcanza decibeles altísimos”.

Por ello, afirma, los vecinos “debemos dormirnos antes de las 11 de la noche que empieza a funcionar la disco, porque si te desvelas el ruido ya no te dejó dormir”.

Comenta que se ha llegado al extremo de que la gente ha preferido irse de la zona “porque es imposible vivir aquí”.

De hecho, añade, mucha gente sólo puede dormir a base de sedantes, ya que este negocio, precisa, funciona de las 23:00 a las 4 ó 5 horas.

José Armando Ricaño agrega que, además, es común que jóvenes ingieran alcohol frente a las viviendas.

“Incluso hay pleitos pasionales, las muchachas con palabras altisonantes les gritan a los muchachos, seguido hay botellazos y ha habido hasta disparos”.

También, dice, en alguna ocasión en la calle Lucio García Ochoa “unos muchachos regaron alcohol y luego le prendieron fuego; entonces tenía lumbre media calle... los desmanes aquí son frecuentes”.

Agrega: “hay peleas, es muy común ver gente bajo la influencia de estimulantes, pues el personal del negocio se remite a cuidar el interior de la disco, pero la invasión de la propiedad privada no la ven y la Policía Intermunicipal está muy silenciosa, no hace nada por tratar de mantener el orden”.

El vecino agrega que en diferentes ocasiones han girado oficios a diversas autoridades, “pero lo cierto es que este golpe ya estaba dado... hasta la fecha ninguna autoridad ha querido ver por este asunto”.

“Reynaldo Escobar y Lucila Lajud están emparentados con ellos y tienen intereses muy fuertes, por eso creemos que nos van a dar el avión”.

Mediante pancartas piden el apoyo de Miguel Alemán. “Se ha tratado tocar la sensibilidad del Gobernador”; sin embargo, hasta ahora, manifiesta, “no ha pasado nada”.

Reynaldo protege antros: vecinos

Lo que actualmente es el edificio de La Quimera, en los años 40 fue una fábrica de cepillos. Precisamente tratando de rescatar este edificio histórico, dice Armando Ricaño, los vecinos inician antes de 1999 una serie de protestas y cierran la avenida Ruiz Cortines, donde se ubica el negocio, en dos ocasiones.

Inclusive, refiere, hacen una marcha pacífica al Palacio Municipal en la época del entonces alcalde Rafael Hernández Villalpando.

Empero, asevera, Alberto Barrenechea, Rubén Piñero, Gonzalo Rivero, Alejandro Ferrer Barquet, Reynaldo Escobar Pérez, a la sazón secretario de Gobernación y Participación Ciudadana durante el trienio villalpandista y Lucila Lajud, quien entonces era la regidora Cuarta del Ayuntamiento, hacen las maniobras necesarias para que el antro se abra con el nombre de Adagio.

Pese a las más de 300 firmas que los vecinos reunieron para oponerse a la apertura del lugar en la avenida Adolfo Ruiz Cortines, los funcionarios antes citados sobornaron a algunas personas que habitaban en la calle Cuapopoca y se abre el negocio.

Sin embargo, afirma que como el movimiento ciudadano había sido fuerte “y yo había sido de los que estaban a la cabeza, el Ayuntamiento manda algunos personeros a repartir pasquines” difamando su persona.

José Armando Ricaño añade que cuando por fin logra “agarrar la Policía a algunos de estos personeros, dicen que alguien del municipio los había contratado; ellos me lo dijeron de manera personal, pero lo que a mí me hace creer su dicho es que cuando son puestos a disposición del MP, se presenta un abogado del Ayuntamiento a sacarlos”.

El afectado también refiere que a lo largo de su existencia, ya con el nombre de Adagio, este negocio ha presentado varias irregularidades, como la presencia en el antro de menores de edad en estado inconveniente, motivo por el cual se ha clausurado la disco en por lo menos dos ocasiones.
Pero “en una maniobra para limpiar su expediente, lo que se hace es cambiarle el nombre de Adagio y entonces con una supuesta nueva administración limpian su expediente e inician esta nueva era, la de La Quimera”.

No obstante, versiones extraoficiales de quienes laboran en este negocio, señalan que Armando Ricaño y los vecinos inconformes fueron financiados por gente ligada al antro Boulevard.

De hecho se menciona que si Adagio fue clausurado temporalmente se debió a que Jaime Cisneros por un lado dio un permiso de palabra para que se realizaran tardeadas en este lugar, pero por otro mandó a los inspectores del Ayuntamiento para que sancionara a los propietarios del negocio.

De hecho, ha trascendido que las autoridades municipales solicitaron a los dueños de lo que hoy es La Quimera una cuota especial que superaba en 50 por ciento la multa que de acuerdo al reglamento de Comercio se debe cubrir, por lo que se determinó aceptar la sanción.

Otras irregularidades, dicen, es el apoyo al Boulevard, pues pese a que ha habido agresiones físicas y con arma de fuego, hoy está funcionando ya que se rumora que tanto en el Boulevard como en La Esfinge, el alcalde tiene intereses como socio.

“Inclusive también se maneja que Reynaldo tiene que ver con la apertura del Royal Palace”, dice una fuente que prefiere permanecer en el anonimato.

Esta misma persona añade que para abrir La Esfinge, que se halla junto a un barranco y no cuenta con las disposiciones de seguridad establecidas por Protección Civil, las autoridades pidieron que los dueños compraran una patrulla.

Considera que hay un trato preferencial hacia ciertos negocios, ya que con algunos lugares se ponen exigentes y con otros no. “No se está respetando la ley, sobre todo en los lugares pequeños no se aplica; hay lugares que hasta bajan su cortina y abren al clásico toquido”.

Cantinas matinales

Un factor que impide la planeación de operativos, afirma Lucila Lajud, es la dificultad que esto representa. “Es muy difícil, Xalapa está muy grande, no podemos tener una supervisión diaria, por eso los operativos se hacen de manera sorpresiva”.

Respecto de los bares que funcionan en horario matutino, como El California, dice, “desgraciadamente qué hacemos con la gente que se mete a las cantinas en las mañanas”. Precisa que lo que se vigila es que no cierren después de las 4:00 horas, pero no a qué hora abren. “Es algo que nosotros no podemos controlar”, aduce.

Finalmente, la funcionaria municipal asevera que aunque haya denuncias ciudadanas poco se puede hacer, porque al infractor de la ley “se le tiene que agarrar in fraganti no porque alguien diga algo vamos a ir y cerrar, se tiene que checar lo que se dice; tampoco podemos ir en contra de los intereses de cualquier ciudadano, si nosotros no detectamos como real la acusación no podemos proceder”.

La opinión de Ricardo Aquino

El vocero de la Asociación Ministerial Evangélica de Veracruz (AMEV), Ricardo Aquino Alfaro, considera que los funcionarios municipales “casi siempre juegan a la inocencia” al decir que necesitan pruebas para proceder en contra de los centros de diversión donde se sabe que hay irregularidades.

“Cada vez que la autoridad hace redadas encuentra drogas en las discotecas; entonces las pruebas están en donde ellos las quieran encontrar... creo que ellos sólo tienen que ir y buscar, no es difícil, no hay que romperse la cabeza”.

Advierte que la principal responsabilidad es de quienes se hallan en el poder gubernamental: “la sociedad no tiene los elementos (legales para proceder); las instituciones a las cuales la sociedad ha dado lugar tienen los elementos y esas tienen la responsabilidad”.

Señala que los antros son uno de los tantos factores que están empezando a modificar los grandes valores de la sociedad xalapeña como el hogar, el matrimonio, la familia, la Iglesia y el Estado.

El presbítero añade que el consumo de drogas y la presencia de menores en centros nocturnos hace que México esté en riesgo de convertirse en el patio trasero de Estados Unidos.

“Como lo fue en alguna época Cuba, Singapur, Bali, Indonesia; es lamentable, pero real y Veracruz no está exento, no porque en el estado haya un propósito específico de corrupción, sino porque esto es una avalancha que no se puede detener con facilidad”.

Como primer paso, propone, se requiere fortalecer la estructura de valores, ya que “hay que reconocer que vivimos una severa crisis moral y que eso está dando evidencias de llevar a nuestra sociedad a una condición caótica y agónica”.

En su análisis, el pastor señala como causas de lo que hoy sucede en los antros xalapeños el alejamiento de Dios, así como el hecho de que las instituciones religiosas pueden caer en un “encasillamiento”, en un “acartonamiento”, al alejarse de los intereses de los ciudadanos.

Como consecuencia de esto, dice, se presenta la desin-tegración familiar, la pérdida de la familia como núcleo fundamental de la sociedad y “al perderse la familia como vínculo fundamental de la sociedad se pierde toda percepción de autoridad, se desvanece toda estructura de autoridad y todo sentido de gobierno, entonces la sociedad está en crisis, el gobierno carece de sentido, de capacidad y legitimidad para establecer un orden que prevalezca sobre los intereses de particulares”.

Regresar a la página anterior


VECINO DEL REGIO
3 de noviembre de 2009


ES NECESARIO TAMBIEN QUE VISITEN EL REGIO UN LUGAR DONDE TAMBIEN SE OLLE DE DROGAS Y ESCANDALOS CONTINUOS TAMBIEN DA MUCHO QUE DESEAR

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
YO
20 de septiembre de 2009


esta muy panista la encuesta

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
P u b l i c i d a d
5138


P u b l i c i d a d




P u b l i c i d a d



Sondeo

¿Qué tanto usas el condón en tus relaciones sexuales?
Siempre
A veces
Nunca


Anodis RSS Add to Google Bookmark and Share  
Secciones :: Principal | Sociedad & Política | Arte & Cultura | Salud & VIH | Espectáculos | Vida & Estilos | Sala de Prensa
Multimedia :: Fotogalerías | Anodis Radio | Podcast Five

© Anodis.com :: Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados :: Quiénes somos | Publicidad | Escríbenos | Código de Ética A