4 DE OCTUBRE DE 2007
Activo o pasivo ¿inalterables los roles sexuales gays?
Los actuales roles sexuales en hombres gays son “inalterables”. Hay quien al considerarse activo teme explorar el rol pasivo por miedo a mellar su masculinidad, y que al encontrar un recurrente gusto por ser receptivo, su forma de ser se afemine.

Redacción Anodis

Ragap



Bookmark and Share



Todas las fuentes de éxtasis, válidas para obtener placer

Otros artículos:

Crean el primer club de boxeo exclusivo para gays en Nueva York

Madrid será la capital del turismo gay en el mayo

La generación "selfie" sin empleo

Los Cabos, el nuevo destino “gay friendly”

Senadores buscan impulsar el turismo LGBT en México

Estados Unidos incrementa su apoyo al turismo LGBT en México

Miami recibe puntuación perfecta en igualdad para la comunidad LGBT

Preparan matrimonios igualitarios en Sunland Park

 
Imprimir artículo Imprimir artículo | Enviar por e-mail Enviar por e-mail
 
En la Grecia clásica era común que los hombres tuvieran sexo con otros hombres; se traba de un rasgo de virilidad. Quizá no era tan común la misma práctica entre mujeres, pero entre varones se le asociaba a elementos sociales de poder y enseñanza. Los varones de mayor rango, principalmente mayores en edad, eran los erastes, o quienes tenían un rol activo durante el acto sexual; los erómenos, por el contrario, solían ser más jóvenes y quienes debían ser sexualmente receptivos. Tal era la usanza y la tradición.

De esta manera, cada hombre tenía, si bien la oportunidad de mantener una sexualidad homoerótica a su antojo, también la obligación de ser erastes o erómenos según su rango, su edad y algunas otras circunstancias; era inalienable. Esto es que si un erómenos tenía a bien adoptar un papel activo en el coito, la sociedad al enterarse lo tachaba de insubordinado; y si a un erastes se le antojaba ser penetrado en el acto sexual por su compañero, la misma sociedad le volvía objeto de burla y escarnio. Finalmente, aún entre los griegos había una notoria intolerancia sexual.

Pero eso es lo que sucedía en aquél entonces, momento histórico en el que un hombre solamente tenía a su disposición una alternativa para buscar el placer homoerótico. Años han pasado a montones, y sin duda muchas cosas han cambiado conforme el tiempo ha transcurrido hasta traernos a nuestra época.

Vamos, en la sociedad moderna nuevamente es común que hombres tengan sexo con otros hombres, hecho que es palpable en los medios de comunicación y en la cotidianidad de las calles. Hay una creciente aceptación social que, empero, no alcanza aún a ser completa, y se reconoce paralelamente que también a las mujeres les apetece a veces relacionarse eróticamente entre ellas, pero carecen, como en la Grecia clásica, de la visibilidad social de la que ellos gozan.

Los hombres homosexuales suelen agruparse en dos categorías: pasivos y activos, lo que hace referencia al tipo de conducta al que recurren durante el acto sexual. Para cada categoría la sociedad gay asocia una serie de atribuciones, es decir, en tanto que se espera que los hombres activos sean dominantes, se deja para los pasivos el ser sumisos; mientras los activos sean masculinos, los pasivos se mostrarían femeninos; etcétera. En este momento histórico cuando un hombre se identifica como gay, no es directamente víctima del escarnio social, principalmente en las grandes ciudades, pero lo es si reconoce públicamente ser pasivo.

Es una cuestión de prestigio y poder que impide el que un hombre usualmente activo, pruebe un rol pasivo: en un contexto donde los hombres están por encima de las mujeres, se estila que los gays masculinos estén por encima de los gays femeninos (en el caso de que la existencia de éstos últimos sea algo más que un prejuicioso mito). Así, el gueto se estratifica a partir de una cuestión tremendamente sutil: el modo en que se disfruta de la sexualidad, emparejándonos sin empacho con la idiosincrasia de los antiguos griegos.

¿Qué hay con todo esto? Que si bien para los griegos ser erómenos o erastes era una atribución inalienable, obligatoria, que se proyectaba más allá de su elección personal, en la sociedad actual tendemos a asumir que ser pasivo y activo son calidades igualmente inalterables. Hay quien al considerarse activo teme explorar el rol pasivo por miedo a mellar su masculinidad, y que al encontrar un recurrente gusto por ser sexualmente receptivo, su forma de ser se afemine, se le note más el ser homosexual o, simplemente, se convierta en objeto de burla al hacerse público que al menos en alguna ocasión a él le agradó ser pasivo.

Por otra parte, entre el conjunto total de hombres en el mundo, hay personalidades específicas para las que el control es una meta muy atractiva por alcanzar; sentir el poder, en varias de sus manifestaciones, les es altamente gratificante. Esto es hablar de hombres con actitudes dominantes, que no necesariamente deban de modificar este rasgo en su forma de ser, pero que frecuentemente su anhelo de dominio les lleva en el terreno sexual a buscar un insistente papel activo que les permita dominar al otro (la tendencia leather es un útil ejemplo de lo anterior), volviendo el acto sexual en un velado juego de poderes.

El problema, ya sea que haya de por medio un temor a lesionar su masculinidad, la necesidad de dominio sobre el otro o un mero hábito sexual que le conduce a un hombre a ser siempre activo, surge cuando lo que se pierde es el impulso a explorar; dado que el éxito del placer sexual se deriva de la innovación y el ejercicio de la creatividad, el recurrir constantemente al mismo y único modo de obtener placer (nota que también incluye a quienes siempre buscan placer en la receptividad sexual) puede desgastar esa práctica y volver el sexo anodino, sin chiste y en una simple manera de aliviar la tensión sexual, pero sin el placer orgásmico de por medio.

Innovación es renovar la dinámica incluyendo nuevas posturas sexuales, experimentar otros roles, integrar elementos a la relación sexual como juguetes, comida, etcétera. Al faltar la innovación surge esta especie de tedio sexual que exalta el placer del sexo con desconocidos (si no innovas cambiando tu técnica, lo haces cambiando a tu compañero sexual) que hace de la relación sexual un acontecimiento novedoso y fresco de per se, en tanto que se mantenga nueva y fresca por sí misma.

El tip aquí no es, sin duda, dejar de tener sexo con desconocidos, sino cambiar y variar el estilo para enriquecer el acto sexual y no anclar la sexualidad en un solo rol, conformándose tan sólo con la mitad de las probabilidades de sentir placer.

Afortunadamente, en tiempos recientes ha habido una mayor cantidad de hombres que se definen como inter, es decir, que encuentran placer tanto en el rol activo como en el pasivo durante el coito, y aunque probablemente el placer para ellos, o para cualquiera, será mayor con la estimulación del glande o de la próstata, según su gusto, no dudan en recurrir a todas las fuentes de éxtasis para alcanzar un orgasmo pleno.

Regresar a la página anterior


YAEL
29 de diciembre de 2011


pues que les cuento, soy y siempre he sido 100% pasivo y disfruto mi rol, ademas soy serio, cero amaneramientos y luzco y actuo masculino, siempre me han gustado los tipos muy activos y masculinos... aunque en el sex soy algo dominante pero como pasivo, no se, es algo que me gusta... he probado dos veces ser activo y la verdad es algo que no me excita ademas no me siento yo mismo, no se creo que cada quien elije lo que disfruta y lo vive, para mi no hay etiqueta q valga

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
UNCUALQUIERA
26 de julio de 2011


Tonterías: conozco casos de afeminados que hacen de activos y hombres masculinos También hay muchos versátiles y yo, p. ej. ejemplo, soy casi activo pero a veces me gusta hacer de pasivo. pasivo. Tampoco creo que los activos lo sean se crean más machos. En ese caso, ni siquiera follarían con hombres. Al final se acaba haciendo lo que te pide el cuerpo y los prejuicios caen por su propio peso. Afortunadamente, hay gustos para todo.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
DRENER
27 de junio de 2011


es una de las peores experiencias de mi vida en ser pasivo!!!

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
LALY
18 de mayo de 2011


Mi mail es : egongard@.com

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
LALY
18 de mayo de 2011


Soy de Viña del Mar,65 años,pasiva 100%,si quieres contactarme mi mail es egongard@.com

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
LALY
16 de mayo de 2011


Soy pasivo 100% y encontre estupendo este comentario pues nosotros los receptores damos todo al amante activo.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
ERICK
3 de mayo de 2011


Que flojera de articulo...como me da risa cuando quieren verse super intelectuales cuando el tema es de lo mas simple, directo o vanal, no van a ganar un pulitzer hablando de las posiciones sexuales! reaccionen!!

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
JORK
27 de marzo de 2011


es completaente sierto el tema pero no es solamente ese prejuicio si no ue es lamentable esa postura de egoista devido a eso se pierden lo mejor de la vida dcomo gay que suele ser pues dicho por ustedes en la variedad est el placer y nada mas delicioso que disrutar con responsabilidad el rol de pasivi o bien activo

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
DANIEL
16 de noviembre de 2010


Me parece excelentes tanto el articulo como los comentarios, en mi caso he sido activo porque es lo que he probado y me gusta mucho penetrar, pero no me cierro a ala idea de probar alguna vez a variar de rol y ser pasivo con un joven que me guste mucho, y me lo haga como yo lo haga; me gusta mucho dar placer al q me permite entrar en él, ser cuidadoso para q no le duela mucho, etc, y si pruebo ser pasivo seria con un varon q en eso sea similar a mi

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
JON
25 de febrero de 2010


Pienso que este articulo tiene mucha razón, sobre todo con los que se consideran 100% activos: hay algo de inseguridad en ellos que limita al 50% sus posibilidades de obtener placer. Lo ideal es relajarse y no ponerse etiquetas activo/pasivo, sino simpemente ser humano que da rienda suelta a su sexualidad, sin complejos de ningun tipo. Me he acostado con "activos" que se han dejao introducir por primera vez conmigo objetos sexuales, e incluso ser penetrados y ninguno se ha arrepentido después

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
GABO
12 de noviembre de 2009


La verdad me considera una persona abierta a todo tipo de posibilidades en cuanto al sexo se refiere, pero acepto que en algún momento pensé lo de dudar de mi masculinidad al se pasivo, sin embargo me di cuenta que eso es absurdo. Inclusive mi pareja tiende a ser dominante con migo en general, pero en el sexo me gusta mas el rol de activo… es algo curioso pero pone en evidencia el hecho de que el rol que juegues no determina nada.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
TXEMAFOREVER1
11 de octubre de 2009


n cuanto a lo que dicen eso del escarnio social...eso es algo que yo nunca he sentido...he sido todo lo loca que quieras pero nunca afeminado.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
ALEXIS
29 de julio de 2009


Muy bueno... Realmente la mejor manera de mantener el placer sexual es la innovacion, probar de todo, no limitar las ideas, imaginacion ni al cuerpo.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
LUIIS ENRIIQEE
27 de julio de 2009


geniial tOdo ztO cOnozQanmee vaa enri_que_1996@.com

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
P u b l i c i d a d
18397


P u b l i c i d a d




P u b l i c i d a d



Sondeo

¿Qué tanto usas el condón en tus relaciones sexuales?
Siempre
A veces
Nunca


Anodis RSS Add to Google Bookmark and Share  
Secciones :: Principal | Sociedad & Política | Arte & Cultura | Salud & VIH | Espectáculos | Vida & Estilos | Sala de Prensa
Multimedia :: Fotogalerías | Anodis Radio | Podcast Five

© Anodis.com :: Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados :: Quiénes somos | Publicidad | Escríbenos | Código de Ética A